Tratamiento en autoclave

Hay varias modalidades de tratamiento en autoclave, por inmersión o aspersión, ésta segunda opción solo se consigue un tratamiento a riesgo III, el cual solo es válido en situaciones en que la madera no este en contacto directo con el suelo. Y luego esta la opción de inmersión, con la que se pueden dar los tratamientos a clase de riesgo III y IV, la clase de riesgo IV es válida para situaciones en que la madera esta en contacto directo con el suelo, ya que este tipo de tratamiento es en profundidad.

Para hacer un tratamiento en autoclave a riesgo III:

  1. Se colocar la madera en el autoclave rastrelada para crear hueco entre las piezas de madera.
  2. Se hace el vacío en el autoclave, para extraer el aire de las células de la madera y hacerlas más receptivas al tratamiento.
  3. Se inunda con el tratamiento el autoclave, hasta que dentro del mismo solo hay tratamiento y madera.
  4. Se vacía todo el tratamiento del autoclave.
  5. Se hace un último proceso de vacío, para extraer el liquido excedente de las células de la madera.

Para hacer un tratamiento en autoclave a riesgo IV:

  1. Se colocar la madera en el autoclave rastrelada para crear hueco entre las piezas de madera.
  2. Se hace el vacío en el autoclave, para extraer el aire de las células de la madera y hacerlas más receptivas al tratamiento.
  3. Se inunda con el tratamiento el autoclave, hasta que dentro del mismo solo hay tratamiento y madera.
  4. Se da presión en el interior del autoclave con más tratamiento durante un tiempo establecido en el protocolo de tratamiento a clase de riesgo IV.
  5. Se vacía todo el tratamiento del autoclave.
  6. Se hace un último proceso de vacío, para extraer el liquido excedente de las células de la madera.

Para que la madera este preservada, debe ser impregnada con un tratamiento bajo condiciones controladas en una planta de impregnación de vacío/presión.

La madera, con el tratamiento en autoclave, está protegida contra la descomposición fúngica (putrefacción) y de los ataques de insectos, a fin de asegurar una prolongada vida útil de la madera o de los componentes de madera tratados, habiendo seguido las especificaciones apropiadas.

Tras su impregnación, el preservante se une a la estructura de la madera de forma tal que no se lo puede separar de ella.

El tratamiento contiene biocidas de cobre y tiazol.

Los usos típicos de la madera con tratamiento incluyen construcción general, enchapado, estructuras de madera para jardín y esparcimiento, cercas y equipo para juegos infantiles, estando todas estas aplicaciones dentro de las Clases de Uso 1, 2, 3 y 4 (BS EN 335-1).

La madera con tratamiento en autoclave se encuentra disponible con un tinte exterior de color marrón nogal.

No hay comentarios.

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies